miércoles, 24 de mayo de 2017

Sensei, Sempai y Kôhai

David (sensei) y Rafael (kôhai) - Budokan Sevilla Dôjô
En las artes marciales, que es lo que nos atañe, los conceptos de Sempai y Kôhai se mantienen y quedan establecidos directamente por el grado. Es decir, cualquier compañero con grado superior a ti es tu Sempai, y tú eres su Kôhai.

Un Kôhai siempre muestra respeto a su Sempai, ya que este, aparte del Sensei, será el encargado de mostrarle las conductas correctas y, guiarle y ayudarle, en su progreso en el Budo, allí donde no siempre puede llegar el Sensei.

Anda (sempai), David (sensei) y Gonzalo (sempai) - Budokan Sevilla Dôjô
Aunque esto es así, y esa relación entre alumnos más experimentados y menos experimentados, debe seguir existiendo, normalmente en muchos dojos de artes marciales, sobre todo occidentales, el concepto y la figura en sí se han simplificado, quedando establecida la figura de un solo Sempai para el dojo, pasando a ser esta persona un poco como el vínculo de unión entre el Sensei y el resto de alumnos. Como el delegado de la clase.

David Vallejo

martes, 23 de mayo de 2017

Andreas y Catalin Berbescu (Budokan Sevilla) tercer puesto XXI COPA OPEN INTERNACIONAL VALENCIA

Andreas y Catalin Berbescu del Dojo Budokan Sevilla 
Enhorabuena chicos y a seguir. Osu!
David Vallejo

martes, 16 de mayo de 2017

Yamaguchi Seigo sensei (Maestro de Aikido)

A los 56 años de edad estoy empezando a reevaluar la dificultad real del Aikido. Realmente es necesario siempre mantener una mente de principiante. Simplemente repitiendo de forma entusiasta aquellas cosas que has aprendido, no se puede esperar obtener un progreso verdadero. Es cierto que antiguos maestros fueron citados diciendo que uno debe entrenar a través de la práctica constante. Sin embargo, esto no se refiere a una repetición mecánica.

Los antiguos maestros sostuvieron que no debemos contentarnos con erradicar solo nuestros malos hábitos. También nuestros buenos hábitos deben ser eliminados. Nuestros malos hábitos, tanto en nuestra técnica como en la vida cotidiana y actitudes, son fácilmente reconocibles por todos. Aunque pueda parecer que siempre están con nosotros, son relativamente fáciles de corregir. Cuando nos damos cuenta de ellos, causan poco problema. En comparación con lo anterior, nuestros buenos hábitos son asumidos firmemente como cualidades definitivas y verdaderas virtudes, sus efectos dañinos raramente se observan. No importa cuan buenos creamos ser, acordémonos que todavía somos inmaduros e imperfectos. Deberíamos recibir toda crítica con un sentimiento de sencillez y modestia. Concentrarse en llegar a ser poderoso y en mantener una mente de principiante, no es una cosa fácil. Pararse firmemente sin ninguna inflexibilidad o dureza es el estado del espíritu realmente positivo. Esta siempre aceptando y, sin embargo, nunca pierde la conciencia de su propia existencia.

Yamaguchi Seigo sensei (Maestro de Aikido)

“Seigo Yamaguchi Sensei influyó a varias generaciones de
profesionales, incluyendo muchos de los altos instructores Aikikai de hoy en día.”
Seigo Yamaguchi Sensei fue uno de los más importantes de la primera generación de instructores de aikido en la era de la posguerra. Fue profesor en el Aikikai Hombu Dojo en Tokio desde hace varias décadas llegando al rango de 9º dan.

Yamaguchi Sensei influyó a varias generaciones de profesionales dentro del sistema Aikikai incluyendo muchos de los instructores de alto nivel de la actualidad de la escuela de la Sede.

Seigo Yamaguchi principio de su carrera aikido
Seigo Yamaguchi nació en Fukuoka, Kyushu en 1924, donde completó su educación primaria y secundaria. A la edad de 19, mientras que era un estudiante universitario, ingresó en la Armada Imperial y se sometió a un entrenamiento en una unidad de kamikaze submarino antes de acabar la guerra.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Yamaguchi Sensei regresó a su nativa Fukuoka, y reanudó sus estudios. En 1949, pasó un examen se le califica para la entrada en servicio del gobierno.

Con el tiempo tuvo la intención de ampliar su formación en Europa, lo primero que decidió estudiar fue la cultura tradicional japonesa. Esto le llevó a investigar las enseñanzas macrobióticas de Nyoichi Sakurazawa, conocido en Occidente como George Ohsawa.

A través de su conexión con Ohsawa, Yamaguchi Sensei recibió una introducción al Aikido fundado por Morihei Ueshiba en 1950. Cautivado por el aikido de Ueshiba, a los 26 años de edad, Yamaguchi se sumergió en la práctica de este arte poco conocido, con una considerable aptitud.

Después de varios años de entrenamiento en Aikido, se convirtió en un instructor personal regular en el Aikikai Hombu Dojo y también cumplió funciones docentes en varios lugares, durante los primeros años de la difusión del arte en Japón.

En 1958, Yamaguchi Sensei fue enviado a Birmania, hoy Myanmar, en una misión cultural donde enseñó aikido al Ejército Nacional durante unos dos años. A su regreso a Japón en 1961, retomó su papel como primer profesor Aikikai.
  
Durante los años 1960 y 70, el estilo singular de Yamaguchi Sensei de Aikido comenzó a atraer la atención de Aikidokas extranjeros que vinieron a Japón para entrenar. Entre sus estudiantes conocidos de este período fueron Christian Tissier de Francia y William Gleason de los EE.UU.

A partir de 1977, Yamaguchi Sensei comenzó la realización de seminarios. Continuando a través de 1995, hizo visitas anuales a numerosos países en Europa, especialmente en Francia, por invitación de su alumno Christian Tissier. También dio seminarios en los EE.UU., Canadá, Argentina y Uruguay.

Además de sus actividades de enseñanza en el Aikikai Hombu Dojo, Yamaguchi Sensei llevó a cabo cursos regulares en varias universidades y lugares, en el área metropolitana de Tokio. También aceptó numerosas invitaciones para enseñar por todo Japón.

Su Zoshukan Dojo situado en Shibuya donde los estudiantes fueron aceptados sólo por invitación, fue el centro de su investigación aikido personal.

Yamaguchi Sensei falleció el 24 de enero de 1996 en Tokio después de permanecer activo en el aikido durante más de 45 años.

David Vallejo

jueves, 11 de mayo de 2017

Los accidentes o lesiones en las artes marciales siempre pueden ocurrir

AL IGUAL QUE EN OTROS DEPORTES, HAY SIMPLES MEDIDAS QUE PODEMOS TOMAR PARA EVITAR LESIONES EN LAS ARTES MARCIALES Y PASAR UNA DOLOROSA TEMPORADA SIN PODER ENTRENAR.
Nada es más frustrante para cualquier deportista que las lesiones. Para los artistas marciales quizá el dolor es lo de menos, dado que la práctica de combatir implica necesariamente un cierto grado de dolor -incluso al mejor luchador le llegarán algunos golpes-, y más aún, entrenamos específicamente la insensibilidad en determinadas zonas del cuerpo.
Lo desagradable de las lesiones en las artes marciales es tener que pasar un tiempo, que puede ser mayor o menor dependiendo de la magnitud de la lesión, sin poder entrenar, lo cual para alguien acostumbrado a ejercitarse periódicamente es un suplicio (la adicción a las endorfinas secretadas por hacer deporte son una realidad muy tangible para nosotros).
También los más fanáticos pueden entrenar a medias mientras esperan a sanarse: tren superior cuando se está lesionado del pie por ejemplo, o al revés, sólo patear cuando se está lesionado de los brazos. Pero esta no es la idea, ya que lo ideal es sanar real y completamente para volver a practicar ya estando al 100%, evitando así empeorar la lesión ya existente o, por mala postura o no poder ejecutar bien algún movimiento, acabar lesionándose otra parte del cuerpo.
Los accidentes o lesiones en las artes marciales siempre pueden ocurrir. Si una persona hace deporte siempre estará en riesgo potencial de hacerse algún tipo de daño. Sentado en el sillón viendo televisión difícilmente alguien se va a desgarrar un músculo. Lo importante es tomar las precauciones necesarias para evitar las lesiones que sea posible y asegurarnos el poder practicar nuestra arte marcial predilecta con tranquilidad y sin contratiempos.


Calentar antes de comenzar una sesión es fundamental. Permite que los músculos se preparen para la carga que van a soportar, que las articulaciones se lubriquen para realizar los movimientos necesarios con soltura y amplitud.
Para calentar, además del clásico trote, es bueno mover en forma circular todas las articulaciones del cuerpo, se puede partir por los pies hacia arriba: tobillos, rodillas, cadera, hombros, codos, muñecas y cuello.
Luego una buena sugerencia dirigida específicamente al artista marcial también es hacer unos pocos rounds de sombra, pero sin sobre exigirse, nada de movimientos muy bruscos al principio, ni tratar de pegar patadas muy altas sino hasta después de haber realizado el movimiento unas cuantas veces en rangos más moderados. Lo importante es que sea fluido y de a poco se vaya aumentando la intensidad y ampliando los movimientos.

Sobreentrenarse

Lo dicho anteriormente respecto a no sobreexigirse corre para el entrenamiento completo, no sólo el calentamiento. Por ejemplo si alguien tiene mala elongación es mejor ir sistemáticamente intentando mejorarla, que desgarrarse intentando de una sola vez sobrepasar sus propios límites. Lo mismo sobre el entrenamiento como un todo: sobreentrenarse conlleva lesiones más frecuentes, y un gran desgano por la actividad que antes se realizaba con gusto. Está perfecto querer mejorar y llevar al cuerpo al límite, pero hay que cuidar de no superar esos límites, ya que las consecuencias pueden terminar siendo muy desmotivantes, y la idea es poder mantenerse haciendo actividad física a un nivel óptimo siempre.
Luego, hay que dosificar. Hacer deporte una vez por semana con mucha vehemencia es fórmula perfecta para las lesiones en las artes marciales. Por otro lado, incrementar abruptamente la carga de ejercicio tampoco es buena idea, ya que hay que permitirle al cuerpo acostumbrarse a un mayor nivel de exigencia. Hasta los atletas de alto rendimiento necesitan tener dosificados de alguna manera (aunque sea en cantidades enormes) sus entrenamientos, con mayor razón alguien que practica artes marciales de forma recreacional debe medir cuánto es capaz de hacer para mejorar su rendimiento sin llegar a extremos que su cuerpo no pueda resistir.
Además, quien mejor hará el trabajo de planificar un entrenamiento para optimizar el rendimiento y evitar lesiones en las artes marciales es un especialista profesional en el tema, y lo ideal y más recomendable es contar con su supervisión durante sus prácticas.
Por último, es obvio, pero muchas veces olvidamos escuchar a nuestro cuerpo. Si algo te está doliendo, mejor para lo que estás haciendo y ponte hielo. Uno sabe perfectamente cuándo un dolor es sencillamente el músculo que se está fatigando, y cuándo es una lesión lo que se empieza a manifestar. No por estar 15 minutos más entrenando ese día vamos a arriesgar 1, 2, 3 semanas sin poder movernos y realizar nuestra actividad física favorita.
Daniela Callejas
David Vallejo

martes, 9 de mayo de 2017

XXXVI El Guerrero nace

 El Oráculo del Guerrero XXXVI
La nieve se ha derretido. 
El bosque respira nuevamente. 
El sol se refleja en el estanque… 
Una vez más.
 fuente: El Oráculo del Guerrero

sábado, 6 de mayo de 2017

18 Estiramientos básicos para practicar artes marciales

Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  ciclismo,  triatlón,  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  balonmano,  cuello,  cervicales,  dormir,  silla,  oficina,  cervicalgia,  escaleno,  deltoides,  angular omóplato.favoritos1/1810 segundos cada ladoref1
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  atletismo,  senderismo,  windsurf,  snowboard,  surf,  escalada,  kayak,  squash,  natación,  golf,  tenis,  esquí,  triatlón,  artes Marciales,  balonmano,  boxeo,  kitesurf,  padel,  esgrima,  hockey,  espalda,  dormir,  silla,  oficina,  tríceps,  intercostales.favoritos2/1810 segundos cada ladoref2
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  windsurf,  snowboard,  surf,  escalada,  squash,  voleibol,  pesas,  natación,  golf,  tenis,  esquí,  artes Marciales,  correr,  béisbol,  rugby,  softbol,  balonmano,  boxeo,  fútbol americano,  kitesurf,  padel,  esgrima,  hockey,  dormir,  silla,  oficina,  deltoides.favoritos3/1820 segundosref3
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  béisbol,  softbol,  kitesurf,  lumbares,  relajación de espalda,  trapecio,  deltoides.favoritos4/185 segundosref64
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  artes Marciales,  béisbol,  softbol,  kitesurf,  relajación de espalda,  intercostales.favoritos5/1810 segundos cada ladoref65
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  voleibol,  pesas,  tenis,  esquí,  triatlón,  artes Marciales,  béisbol,  rugby,  softbol,  fútbol americano,  kitesurf,  esgrima,  cervicales,  brazos,  silla,  oficina,  cervicalgia,  tríceps.favoritos6/1815 segundos cada brazoref30
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  ciclismo,  esquí,  triatlón,  artes Marciales,  piernas.favoritos7/1825 segundos cada piernaref35
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  voleibol,  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  piernas,  aductor.favoritos8/1820 segundos cada piernaref29
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  atletismo,  senderismo,  voleibol,  pesas,  natación,  tenis,  esquí,  triatlón,  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  correr,  béisbol,  rugby,  softbol,  balonmano,  fútbol americano,  kitesurf,  esgrima,  piernas,  psoas,  cuádriceps.favoritos9/1820 segundos cada piernaref13
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  ciclismo,  windsurf,  snowboard,  surf,  escalada,  squash,  voleibol,  pesas,  natación,  golf,  tenis,  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  correr,  rugby,  boxeo,  fútbol americano,  padel,  esgrima,  hockey,  piernas,  pilates.favoritos10/1830 segundosref27
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  ciclismo,  atletismo,  senderismo,  windsurf,  surf,  escalada,  kayak,  squash,  voleibol,  pesas,  natación,  golf,  tenis,  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  correr,  béisbol,  rugby,  softbol,  balonmano,  fútbol americano,  padel,  esgrima,  hockey,  piernas,  dormir,  aductor.favoritos11/1830 segundosref6
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  ciclismo,  voleibol,  artes Marciales,  balonmano,  espalda,  piernas,  dormir,  pilates,  aductor.favoritos12/1830 segundosref7
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  ciclismo,  atletismo,  senderismo,  windsurf,  surf,  escalada,  kayak,  voleibol,  pesas,  natación,  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  correr,  béisbol,  rugby,  softbol,  balonmano,  fútbol americano,  cuello,  cervicales,  espalda,  dormir.favoritos13/183 veces 5 segundos cada unaref8
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  ciclismo,  artes Marciales,  piernas,  dormir.favoritos14/1815 segundos cada piernaref33
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  ciclismo,  squash,  voleibol,  natación,  tenis,  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  correr,  béisbol,  rugby,  softbol,  balonmano,  fútbol americano,  kitesurf,  padel,  esgrima,  hockey,  pies y tobillos,  lumbares.favoritos15/1815 veces cada pie cada sentidoref18
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  ciclismo,  windsurf,  surf,  kayak,  squash,  voleibol,  tenis,  artes Marciales,  correr,  béisbol,  rugby,  softbol,  balonmano,  fútbol americano,  kitesurf,  padel,  esgrima,  hockey,  piernas.favoritos16/1820 segundos cada piernaref15
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  fútbol,  baloncesto,  voleibol,  danza,  artes Marciales,  gimnasia,  rugby,  balonmano,  boxeo,  fútbol americano,  piernas,  aductor.favoritos17/1830 segundosref16
Estiramiento (stretching, streching) recomendado para:  windsurf,  surf,  escalada,  voleibol,  natación,  artes Marciales,  rugby,  fútbol americano,  espalda,  piernas,  cadera,  dormir,  ciática,  glúteo.favoritos18/1825 segundos cada lado

viernes, 5 de mayo de 2017

La vida es lo que cada cual hace de ella



Concéntrate a menudo en todo lo que te va bien, en todo lo bueno y valioso, en todas las cosas pasadas y presentes por las que debes estar agradecido. Ponte como firme propósito permanecer una semana entera sin hablar de males y miserias y presta atención solo a lo que te proporciona felicidad.

Cuanto más tiempo des gracias por tu salud, tu trabajo, tu profesión, tu familia, tus amigos y cuantas cosas buenas has tenido y tienes ahora mismo, mayor y más positivo será el cambio espectacular de tu perspectiva mental, emocional y espiritual.

Si te acostumbras a celebrar la vida y a afirmar las cosas buenas que te depara, te sorprenderán gratamente los cambios extraordinarios que se irán produciendo en ti mismo, en tu salud, en tu mentalidad, en tus relaciones con los demás y hasta en tu propio carácter y en la mejor imagen que proyectas, una imagen llena de equilibrio, serenidad y agradable felicidad.

La vida es lo que cada cual hace de ella. Si queremos, puede ser placentera y jubilosa.

Bernabé Tierno & Jens Lucking

David Vallejo

martes, 2 de mayo de 2017

Entrenamientos de intervalos de alta intensidad (HIIT)



Probablemente ha escuchado hablar de los sorprendentes beneficios de los entrenamientos de intervalos de alta intensidad (HIIT) - la quema de grasa más rápida y una mayor perdida de calorías tanto durante su entrenamiento y como durante horas después. Pero algunos de los ejercicios usados ​​habitualmente en este tipo de entrenamientos (flexiones, sentadillas, etc.), puede ser difícil de realizar correctamente a altas velocidades, especialmente si no tiene experiencia previa ejecutando este tipo de ejercicios y puede ser muy probable que padezca alguna lesión en sus articulaciones .

La buena noticia es que un estudio reciente encontró que la mejor manera de empezar a trabajar con HIIT es caminando. Un paseo es una de las maneras más sencillas y prácticas de incorporar este tipo de trabajo por intervalos en su programa de ejercicio regular.

Para ayudarle a empezar, muestro un programa que se puede trabajar en su próxima caminata. Este programa se puede llevar a cabo, al aire libre o en la cinta.

Intervalo de ajuste (5 repeticiones):

  • Estado Estacionario (3 minutos): caminar rápidamente, lo suficiente para que su respiración sea elevada, pero todavía se puede hablar fácilmente.
  • Intervalo de Alta Intensidad (1 minuto): Camine tan rápido como le sea posible. A este paso la respiración debe ser muy dificultosa; hablar es difícil.
  • Recuperación (1 minuto): Caminar a un ritmo cómodo, recuperación de su respiración.
  • Cooldown o vuelta a la calma (2 minutos): Continúe caminando a un ritmo suave, cómodo. (Siéntase libre de añadir algunos de sus tramos favoritos durante este tiempo si se desea, hasta que tu frecuencia cardiaca haya disminuido a valores normales).
David Vallejo

sábado, 29 de abril de 2017

Me sentía solo y ellos se burlaban

Sus padres reconocen que fue una época muy dura, sin implicación por parte del colegio, que empezó a cambiar solo tras su denuncia en Inspección

Oier tiene 14 años y durante seis fue víctima de un acoso escolar que logró superar gracias al Aikido

«Me sentía solo y se burlaban»

«Era el blanco fácil y resultaba angustioso». Son las palabras de una madre donostiarra que durante seis largos años ha visto a su hijo regresar del colegio llorando, rehuir las excursiones, las celebraciones y fiestas de cumpleaños con los compañeros de clase, sentirse solo y confesarlo con voz debilitada por no tener a nadie con quien compartir una etapa en la que el juego en grupo es una de las principales fuentes de riqueza, imaginación y creatividad. Oier cumplirá 15 años en unos meses y ya ve con cierta lejanía aquellos años en los que sufrió acoso escolar.

Con su kimono bien puesto, espera a entrar en el tatami para una nueva clase de Aikido, arte marcial que practica desde hace cinco años y que ha sido el impulso que le hacía falta para plantar cara al problema. Pero no a través de la fuerza para abatir físicamente al contrario, sino valiéndose del control mental y de la seguridad que también se ejercitan. «Ahora ya no soy como antes», dice orgulloso.

Este joven donostiarra desde bien pequeño cumplía con el estereotipo de alumno brillante, todo sobresalientes e incapaz de generar cualquier problema. Pero su marcada introversión y timidez, unidas a la manera en la que le afectaban las burlas, le llevaron a ser la diana de otro perfil de alumno estereotipado, el de los matones de clase. Las primeras alertas llegaron a casa de sus padres cuando empezó Infantil. Los profesores les indicaban que el niño debía aprender a defenderse, pero con cuatro años tampoco parecía una cuestión como para preocuparse en exceso.

La situación se tornó más gravé cuando empezó a cursar Primaria. Su testimonio al regresar del colegio y su rechazo cada mañana para ir a clase empezó a alarmar a sus padres. «Al principio pensaba que no era para tanto, que serían cosas de niños, con algún insulto puntual que nunca gusta, pero nada más. En un momento, empezó a convertirse en algo diario y ahí nos preocupamos y mucho», apunta la madre del joven que hace hincapié en que estos episodios de acoso se producían «siempre por parte de los mismos».

Oier recuerda que los de su clase le apartaban del grupo, «intentaba jugar con ellos y no me dejaban». En otra ocasión, en un partido de fútbol, «me iban a pasar el balón y otro chico dijo: '¡No, a él no!». Esos gestos de vacío repetidos a diario hacían mella y su reacción funcionaba como un imán para sus compañeros, que cuanto más le veían llorar y gritar mayor atracción tenían por continuar con el acoso.

Insultos, golpes y burlas

El peor año llegó en 4º de Primaria, cuando el niño tenía 9 años. Sus padres llegaron incluso a proponerle un cambio de colegio, pero Oier se negó en rotundo. Su timidez le hacía ver en el hecho de tener que enfrentarse a una clase llena de desconocidos un problema mayor que el soportar las burlas y los insultos.

El atosigamiento era continuo. «Le pegaban. No eran grandes palizas, pero le pegaban y en alguna ocasión le agarraron del cuello». Aunque lo que realmente le dolía a este chico era el vacío y los insultos. Soportar las burlas diarias, los gritos de «nenaza», «puto marica», las patadas en la mochila y los empujones disimulados. Soportar estas vejaciones le resultaba cada día más difícil de sobrellevar. Y eso agudizaba la impotencia de sus padres. «Siempre se ha sentido muy solo y escucharle a tu hijo decir angustiado '¡con quién quieres que vaya si no tengo amigos. Todos me ignoran!' es muy doloroso».

Poco antes de cumplir los diez años empezó a acudir a una psicóloga, quien le recomendó la práctica de algún arte marcial como Taichi o Aikido, porque le serviría además para relacionarse con otros niños. Oier escogió la segunda disciplina, pero naturalmente los resultados no llegaron ipso facto.

Durante los recreos, se repetían los mismos patrones. El joven se aislaba y optaba por quedarse solo en alguna zona del patio para estar tranquilo. Pero aunque sus padres en más de una ocasión suplicaran a sus acosadores que dejaran tranquilo al niño, en cuanto estos veían que estaba en una esquina solo «iban a por él». En el autobús, «esperaban a que Oier se sentara para coger asiento justo detrás de él e iban todo el camino desabrochándole el cinturón, dándole golpes en la cabeza, insultándole... Todos los días igual».

Las conversaciones con el profesorado y la dirección del centro escolar parecían no servir de mucho. «La directora nos llegó a decir que nuestro hijo era demasiado responsable, maduro y correcto. Se escudaban en que los otros chavales no actuaban de mala fe y que, en parte, se burlaban de Oier por la actitud que él tenía», recuerda Raquel, que sigue sin dar crédito de aquellas palabras.

Denuncia en Inspección

La gota que colmó el vaso fue un día que regresó de la piscina. «El chaval vino llorando. Le quitaron toda su ropa del vestuario, le acorralaron, insultaron y no le dejaban salir. Llegó a casa tan angustiado, sollozando de tal forma que no podíamos dejar que la situación continuara de esa manera». Fue entonces cuando optaron por recurrir al Departamento vasco de Inspección. La directora les reprochó haber llegado hasta ese punto, pero era la única salida que veían, «porque los profesores sabían perfectamente cómo se sentía el niño y no hacían nada», apunta la madre.

En adelante, el acoso siguió pero de forma más puntual. El profesorado «estaba más pendiente», pero lo que realmente le impresionó a los padres del joven es que «en tres años el colegio no hubiera sido capaz de comunicar nada a los padres de los niños que estaban acosando a Oier», denuncia Raquel.

Fueron pasando los años y aunque los acosos se repetían, cada vez eran menos intensos. Con el paso a Secundaria, la situación se normalizó, pese al temor inicial de sus padres. «Ahora tengo mis amigos y no me tomo las cosas como antes», indica Oier. El joven fue aprendiendo a obviar los insultos, a no ofenderse con las burlas y ganó seguridad. «Eso me lo ha dado el Aikido», apunta.

Su profesor en el centro Kimisubi, Iñaki Fernández, explica que esta disciplina «no consiste en pegar al adversario, sino en aprovechar la inercia, esa fuerza que llega cuando alguien te ataca y redireccionarla, es decir, desviar el golpe para que esa explosión no se produzca».

Fue precisamente esta filosofía la que le llamó la atención a Oier. «Cuando se burlaban de mí o me insultaban me ofendía muchísimo, pero el Aikido me ha dado seguridad y me ha enseñado a que si me atacan, se burlan de mí y no me molesto, a ellos les fastidia más y acaban por aburrirse. Y dio resultado», dice con una sonrisa. Reconoce que le costó darse cuenta de que no debía alterarse ante las burlas, que debía aprender a relativizar y adoptar una actitud más pausada. «He conseguido cambiar, ahora tengo mis amigos y me siento mucho mejor», afirma.

Estrella Vallejo

David Vallejo

viernes, 28 de abril de 2017

Recompensas para motivar a los niños

Cayusa3
Un aspecto importante en la educación infantil consiste en inculcarles buenos hábitos a los niños desde pequeños. Sin embargo, no se trata de una tarea sencilla, a veces es necesario armarse de mucha paciencia para poder lidiar con las conductas rebeldes y las actitudes negativas de los niños, sobre todo cuando son muy pequeños.
Los castigos y los regaños suelen funcionar temporalmente pero en ocasiones solo sirven para agravar el comportamiento negativo que queremos eliminar. De hecho, a veces el castigo actúa como un reforzador de la conducta negativa, aunque muchos padres no lo saben y se empeñan en reñirles a sus hijos cuando hacen algo mal. En cambio, existe una estrategia mucho más útil y constructiva: el reforzamiento positivo.

El papel del refuerzo positivo en la infancia

Básicamente, la teoría del reforzamiento positivo consiste en ignorar los malos comportamientos de los niños, centrándonos en sus buenas conductas para premiar sus esfuerzos y logros. Se trata de incentivarlos a que repitan la conducta positiva que queremos obtener. El reforzamiento positivo sienta sus bases en la teoría conductista y es muy útil, sobre todo, para instaurar hábitos adecuados y saludables.
Otra de sus mayores ventajas radica en que puede aplicarse a cualquier edad, aunque suele ser más eficaz a partir de los 2 años, una etapa ideal para instaurar hábitos positivos ya que se está desarrollando la autoconciencia y estructurando la personalidad.
No obstante, es importante tener en cuenta que las recompensas y los premios se deben modificar a lo largo del crecimiento ya que los intereses y motivaciones de los peques van cambiando a medida que se hacen mayores, de manera que mientras una golosina o un paseo al parque pueden motivar muchísimo a los más pequeñitos, no tienen el mismo efecto en los mayorcitos, a los que les empieza a llamar la atención otro tipo de recompensas, aunque siempre es importante cerciorarse de que los premios no sean solamente materiales.
Existen distintas formas de utilizar el reforzamiento positivo en la educación infantil, una de las estrategias más sencillas y fáciles es la tabla de recompensa. Se trata de un método muy práctico que les facilitará a los padres reforzar las buenas conductas en sus hijos, a la vez que les permitirá a los pequeños involucrarse en su proceso de aprendizaje.

Tabla de recompensa para inculcar en los niños buenos hábitos

La tabla de recompensas, también conocida como cuadro de incentivos, es una técnica muy útil para instaurar en los niños hábitos saludables a través del reforzamiento positivo. Básicamente, se trata de una tabla muy sencilla que consta de diferentes columnas y filas, por una parte se incluyen las metas que debe lograr el niño a lo largo de la semana o el mes, y por otra, en las celdas correspondientes, se van haciendo las marcas, ya sea con una estrella, una cruz o una pegatina, que indican que el pequeño ha conseguido su objetivo.
La tabla se debe colocar en un lugar visible al que el niño pueda acceder con facilidad para repasar el cumplimiento de sus tareas e incluso hacer las marcas cada vez que consiga cumplir sus objetivos. De esta manera, cuando el pequeño haya alcanzado determinado número de marcas, el cual deberá negociarse con anterioridad, recibirá un premio como recompensa por su esfuerzo. Ese premio lo mantendrá motivado y le animará a esforzarse por conseguir su próximo objetivo.
Fuente: etapainfantil.com
Fotos: Cayusa
David Vallejo

jueves, 27 de abril de 2017

Karma


La vida es como escalar una montaña, todos tenemos una. A unos la montaña toca muy empinada, a otros con suaves pendientes, pero montaña al fin.
Para hacer una metáfora, esta montaña es tu karma. En la parte final te daremos algunas pautas para disminuir tu karma.

Además que a todos nos toca una montaña, venimos implementados con una mochila sobre nuestras espaldas. Tu dices quiero vivir con menos carga, pero la carga puede ser muy pesada.

Esta mochila no sólo está cargada con nuestros problemas, sino también con problemas ajenos. Estos problemas pueden ser descargados en cuanto los identifiquemos. A menudo son como los parásitos, que no sabemos que los tenemos.

Por ello, para vivir mejor, es necesario que identifiques tus principales problemas, aquellos que no dejan que subas tu montaña y alcances la cima. Aquellos que te hacen sufrir para escalar y andar los caminos de tu montaña, que muchas veces pueden ser pedregosos y llenos de maleza.

El karma, trabajo, acción, pruebas o cargas de tu vida, puede ser disminuído o eliminado ya sea por la elevación espiritual por medio de la meditación y el poder mental, que te llevan a darte cuenta de los sufrimientos vanos de tu vida.

El karma muchas veces parasita y no te das cuenta. Es como cuando haces un análisis de las heces y descubres que hay pruebas de los parásitos.

Qué es el karma

Existen muchos conceptos del karma, desde aspectos fatalistas, aspectos de las vidas pasadas, hasta la suerte que puedas tener o no.

Inclusive, muchas personas le atribuyen todo al karma, llegando a pensar que todo está escrito y que no debes hacer nada por evitarlo.

Lo cierto, es que el karma es una energía, como todo lo que existe. El karma no debe ser una creencia, si no que forma parte de una ley de acción y reacción, a veces simple y otras compleja.

El karma realmente es: La Vida. Todo lo que tiene acción y movimiento es vida. Lo inerte no tiene vida, pero puede originar vida, como la tierra por ejemplo.

Todo lo que origine acción es karma

Karma en el lenguaje sanscrito significa acción. Proviene de la raiz kri que significa hacer y el sustantivo karman deriva en acción.

Muchas cosas que tu haces se pueden enmendar y corregir, otras es imposible. El célebre Oscar Wilde decía: “No hay hombre bastante rico para comprar su pasado”.

Pero, siempre existe la posibilidad de corregir el resultado. Probablemente no los hechos, pero si en lo que terminó.

El karma, es todo lo que te lleve a la acción y no existe karma positivo o karma negativo, simplemente, la energía de la acción que te puede llevar a sufrir o a ser feliz. El mismo hecho, puede hacer sufrir a una persona o alegrarla.

Los sabios, siempre dicen: “Todo lo que ocurre, conviene”. La vida conviene.

Reducir el karma

Si es posible reducir o disminuir el karma. Los Iluminados, los Sabios, los Maestros de Sabiduría, lo eliminan totalmente. Todos podemos reducir el karma.

Si todo lo que ocurre, llegaras a comprender que al final te conviene. Ya es un proceso de reducir el karma.

Primero, se debe partir de las actitudes, debiendo eliminar las que hacen daño a los demás y sobretodo a ti mismo. Esto se consigue cambiando tus programaciones mentales y por supuesto, con la práctica de la meditación.

Luego, mejorando la energía de tu entorno. Que todo lo que te rodee debe ser positivo. Desde los alrededores de tu casa, lo que te rodee en el trabajo, las personas hasta tus muebles y colores que existan cerca a ti.

Finalmente, en ser un observador, en fluir con la vida. En hacer todo con entrega, haciendo tu mejor esfuerzo. No importando la meta, si no el proceso en si. No importando a dónde llegar, si no disfrutando del camino.

Comenzar a disminuir o eliminar el karma

El karma una vez que lo disminuyes, tu carga será menos pesada y podrás alcanzar la cima que es tu éxito y felicidad. Vivir mejor será tu logro.

Haz una lista de todos tus problemas, trata de ser específico. Escríbelo, no lo dejes a la memoria. Hazlo al azar sin establecer cual es el más dificultoso.
Después de sufrido alrededor de 10 problemas o cargas en tu mochila, enuméralos en orden de pesadez. Te darás cuenta que tal vez no sean tan pesados porque los vas descubriendo.

El mal cuando lo ves cara a cara se aleja. Vivir mejor si se puede.

Cuando tengas tu lista elaborada, cierra los ojos, medita, visualiza cada uno de los problemas y rodealos de luz. Hazlo por espacio de 3 semanas, todos los días.

Verás que en la realidad tus problemas se van mitigando y comienzas a desaparecer.

Tras tres semanas, haz de nuevo la lista de tus problemas. Fijate cuál se solucionó o cuales surgieron y que no habias tenido en cuenta, repite el procedimiento.

Tras 6 semanas tus problemas habrán disminuido, tenlo por seguro. Tu karma será mucho menor y pronto llagarás a la cima de tu montaña.

La vida depende mucho de ti y de los secretos que vayas aprendiendo. La vida tiene sus trucos que la mística te puede enseñar. Vivir mejor cada día será posible.

“El karma es un ejemplo especial de la ley de causa y efecto, que enseña por qué cada individuo posee una disposición mental, una apariencia física y experiencias únicas que son los efectos de las incontables acciones que cada uno ha realizado en el pasado”, plantea Ward, quien también es especialista en temas de liderazgo femenino y coach.

Añade, que esta sería la explicación del por qué todos somos diferentes ya que, según esta creencia, no existirían dos personas que hayan realizado las mismas acciones en vidas pasadas. “Por eso nadie puede tener los mismos estados mentales, experiencias y apariencia física que otro. Cada ser posee su propio karma individual”, dice.

De ahí que algunas personas disfruten de buena salud y otras sufran enfermedades sin cesar. Unas tienen un físico atractivo y otras no. Algunas siempre están alegres y se conforman con poco, mientras que otras suelen estar de mal humor y nunca están satisfechas.

Sin embargo, para comprender su significado, quien lea este artículo deberá al menos estar abierto a considerar la realidad de la reencarnación y que existen leyes divinas, espirituales como también leyes naturales que rigen los ciclos de la naturaleza y que dan un marco de comportamiento al igual que las leyes civiles. 

La huella del karma

“El karma en sí mismo es neutral. Lo que hacemos, pensamos, decimos… todo viene de vuelta hacia nosotros y es frecuente que sea en los momentos más inesperados”, plantea la profesora de enseñanzas espirituales.

En ese sentido, enseña que cada uno modela su vida de acuerdo a las acciones que realiza, pero que es frecuente que los humanos actuemos desde el odio, el apego y la ignorancia. De ahí que al karma se le llame la ley de compensación.

Por ejemplo, expone, si uno se enamora intensamente de una persona que ya tiene un compromiso y ésta se separa. La situación en términos karmáticos, supone que en algún momento, más que seguro él o yo, vamos a experimentar la misma intensidad de pérdida y dolor, como la pareja de mi amor que sufre por esa ruptura. Pero, también ella estará saldando algún tipo de karma relacionado.

“Las acciones que efectuamos dejan huellas o impresiones en nuestra mente muy sutil que, con el tiempo, producen sus correspondientes resultados. Nuestra mente es comparable a un campo de siembra y las acciones que cometemos, a las semillas que en él se plantan”, puntualiza.

Por lo tanto, según esta ley, las acciones virtuosas, rectas y en resonancia con la energía del amor, el respeto y la verdad son las semillas de la felicidad futura y se les conoce como dharma y las perjudiciales, las del sufrimiento, karma.

Pero, estas semillas permanecerían ocultas en la mente hasta que producen su efecto y eso ocurre cuando se reúnen las condiciones necesarias para su germinación. “Aunque desde que se realiza la acción original hasta que maduran sus consecuencias, pueden transcurrir varias vidas”.

Tipos de Karma

La profesora Caroline Ward dice que hay diferentes tipos de karma. Son individuales, familiares, colectivo, nacional y mundial. Además, se pueden distribuir en diferentes líneas: Físico, el estado del cuerpo, salud, enfermedad; Mental, estabilidad, confusión, felicidad, depresión; Financiero, estado de riqueza, abundancia o pobreza y Relaciones, fáciles o complicados, apegos y Cultural que indica el estado de compromiso con la historia colectiva de las almas de una tierra, raza, país, religión específica.

Sin embargo, enfatiza que para ella, el principal karma está basado en la crítica que pone la atención en evaluar qué está mal, qué es lo que no nos gusta, qué necesita ser arreglado, en lo que no estamos de acuerdo, en lo que no queremos.

“El karma, la consecuencia es tal que nuestro mundo interior se llena de la dureza de la crítica, la separación causada por los juicios, el peso de aquello que no está bien, quizás aquello empezó con la intención de ser mejores, pero muy rápidamente se ha convertido en algo como una plaga”, reflexiona.

Liberarse del mal karma

Las enseñanzas espirituales a las que se refiere la profesora, indican que uno no está condenado a un karma, sino que existirían tres caminos para liberarse.

El primero es sufriendo las consecuencias y aceptando la situación tal y como es. El segundo es ampliar la conciencia, estar atento y ser responsable de la vida que se lleva y no tomarla como una carga.

“Si yo he herido a alguien en el pasado, recibo heridas como retorno. Si no me doy cuenta de que éste es un retorno kármico y me siento con ganas de venganza y actúo nuevamente, entonces prolongo y aumento el karma”, ejemplifica.

Y tercero, es conectar con la “Fuente” de todo, “Dios” el “único”, para que la bondad sea reforzada a tal nivel que se pueda experimentar la existencia como una imagen de lo divino.

“Esto para que cuando aparezcan cuentas kármicas, podamos vivir a través de ellas, pero sin sufrir. Si estamos con ÉL, conectados con nuestra propia belleza y fuerza, reconocemos la cuenta, pero no nos involucramos en ella”, alienta.

Por lo tanto, para tener una vida en el dharma, sin generar nuevos karmas habrá que estimular los pensamientos positivos, el ver más allá de lo aparente y comprender, que todo lo que sucede alrededor tiene una explicación espiritual que es posible descubrir para salirse de la rueda del karma y vivir en el dharma.

Cuando hayamos eliminado de nuestra mente el aferramiento propio y demás engaños, nuestras acciones serán puras. Como resultado de estas acciones, nuestras experiencias, nuestro mundo, cuerpo y disfrutes, y los seres que nos rodean, también serán puros. No quedará ni el menor rastro de sufrimiento, impureza ni dificultades. De esta manera, encontraremos la verdadera felicidad en nuestra mente.

Los 10 secretos para limpiar el karma

Quienes deseen transmutar su karma deben seguir estos pasos:

1.- Aprende a guardar silencio en los momentos de mayores turbulencias.

2.- Evita juzgar a las demás personas.

3.- Enfoca tu atención sobre las cosas que más te agradan.

4.- Mantente quieto, es en vano luchar (recuerda que sólo es una prueba).

5.- Ten esperanza, lo que parece real es sólo un mal pensamiento producto de tu imaginación. ¡Cámbialo!

6.- Perdona, suelta y libera.

7.- Habla siempre en positivo.

8.- Medita por lo menos dos veces al día (5 minutos sería muy buen comienzo).

9.- Visualiza situaciones agradables para ti y todos tus seres queridos.

10.- Otorga Amor sin importar lo que recibas.
David Vallejo
Respetar a todos y a las personas que no practican tu estilo y/o pertenecen o no a otra federación, es fundamental.
No se hace distinción de estilos, federaciones, organizaciones y asociaciones.
Nadie es tan perfecto para criticar a los demás.
David Vallejo (Budokan Sevilla Dojo) www.budokansevilla.com